La agilidad en los procesos de trabajo será un diferenciador importante en los años por venir tanto para los empleados como para las organizaciones. Dentro de esta dinámica, los espacios de trabajo flexibles están tomando relevancia ya que incrementan la productividad, promueven la creatividad y aumentan la moral.

Este proceso de flexibilización es complicado de implementar a nivel internacional, factores como: la falta de infraestructura, procesos arcaicos, burocracia, desconocimiento de software y muchas veces la cultura laboral local son un impedimento para permitir que los empleados desarrollen todo su potencial bajo este nuevo sistema.

Existen muchas organizaciones – principalmente en el ramo de TI – que han implementado exitosamente este modelo en todas sus oficinas a nivel internacional. Las consecuencias documentadas de la aplicación este nuevo modelo flexible son: el aumento de la productividad; un desarrollo creativo que lleva continuamente a la innovación y la completa satisfacción de sus empleados, generando una cultura laboral fuerte y unificada.

No podemos transformar una estructura organizacional de la noche a la mañana y no todas las generaciones están preparadas y adaptadas para trabajar bajo este esquema, entonces, ¿Cómo podemos iniciar esta transformación?¿Cuáles son los aspectos básicos a implementar? ¿El giro de mi organización lo permite?

Compartimos contigo estos 5 puntos que pueden ser un excelente inicio:

1.- Empleados virtuales o telempleados

Esencialmente estos empleados no entran físicamente a la oficina, trabajan desde cualquier lugar que les permita estar conectados y ser productivos.

Esto abre muchísimo las opciones de reclutamiento, puedes contratar la persona más indicada para el trabajo independientemente de donde se encuentre.

2.- Horarios flexibles

Como el nombre lo sugiere, los horarios flexibles permiten un cambio en cómo se cumplen las horas de trabajo. Puedes llegar temprano e irte temprano o en su caso, llegar tarde e irte tarde, también se pueden implementar variaciones a estas mismas reglas.

Esto permite a los empleados administrar su tiempo de manera más eficiente e igualmente cumplir sus horas de trabajo. También se puede implementar un horario esencial ( por ejemplo martes, miércoles y jueves de 11 a 15 hrs.) y que el personal tenga la oportunidad de administrar las horas restantes según su agenda personal.

3.- Semana de trabajo comprimida

En lugar de trabajar 8 horas diarias 5 días a la semana ¿qué pasaría si trabajaras 10 horas diarias por 4 días? claro que los días serían más largos, pero habría un fin de semana de 3 días para relajarte y realizar otras actividades.

O tal vez trabajar 9 horas al día por 9 días tomando el décimo libre. Existen muchas opciones para llevar a la práctica los horarios flexibles, habrá que seleccionar de acuerdo a lo que más se adapte a los procesos o sistemas actuales de trabajo.

4.- Medios tiempos

Las personas trabajando medio tiempo trabajan una menor cantidad de horas pero también reciben salarios más bajos. Se puede desarrollar un esquema de 3 días a la semana o trabajo por hora.

Existen muchas posiciones dentro de la organización que requieren atención diaria solo de unas horas e igualmente existen muchos profesionistas adultos sin empleo ya que tienen otras obligaciones (amas de casa, emprendedores) es un mercado laboral que pocas empresas han querido explotar y que tiene un enorme potencial en México.

5.- Empleos compartidos

Muy similar a la dinámica de medio tiempo con la diferencia de que dos personas de medio tiempo comparten una posición – con los mismos objetivos y responsabilidades. Los empleos compartidos requieren un mayor tiempo y esfuerzo para ejecutarse ya que las personas que comparten la posición deberán estar sincronizados en la realización de sus labores. Es un tipo de empleo que vemos como algo complicado y extraño en la cultura mexicana, pero empresas a nivel internacional como HP han logrado implementar exitosamente.

Como cierre queremos hacer mención sobre uno de los puntos esenciales al traer este tipo de reflexión sobre la flexibilización del trabajo en nuestro país: LA CULTURA.

La cultura local es una fuerza importante en la determinación de este tipo de posiciones laborales flexibles, en muchos otros países la aplicación de estos sistemas está en marcha y tiene un éxito rotundo desde hace años, e incluso, hay estudios que están desarrollando modelos organizacionales mucho más flexibles.

¿México está preparado para la flexibilización?

¿Nuestra cultura e historia lo permiten?

¿Se requiere capacitación y una selección más especializada de personal?