Trabajo presencial vs Homeoffice

En una era digital, todo departamento de toda industria requiere de la optimización de costos y procesos, hecho por el cual el área de recursos humanos ha comenzado a migrar a un formato más inteligente en donde no se requieren oficinas, estableciendo con ella una estrategia que aumente el ingreso, mientras se reducen costos. Esto acompañado de un evidente aumento de productividad a comparación de un empleado promedio que trabaja en oficina.

Es de sorprender que hoy en día casi ninguna estrategia de gestión implementada en empresas cumpla con los criterios que el homeoffice ofrece. La reducción de personal por ejemplo, sí logra una reducción en costos pero castiga fuertemente los ingresos, mermando el crecimiento empresarial. Hay otras estrategias como la reorganización y la centralización, sin embargo lamentablemente conlleva una mayor cantidad de tiempo y se obtiene mucho menor beneficio de ellas.

Si bien las áreas gerenciales tienen grandes propuestas, a nivel administrativo la estrategia más fácil y con resultados más inmediatos en temas de productividad y reducción de costos es permitir que el equipo de trabajo labore desde casa ,de manera remota, en lugar de establecer de manera obligatoria un horario y área de trabajo de manera diaria. Apoyando la reducción de costos.

AUMENTO DE PRODUCTIVIDAD

Harvard Business Review cita un importante estudio histórico, en donde los trabajadores de un afamado sitio web de viajes chinos dividió a sus empleados en 2 grupos, el grupo A trabajaba en la oficina, mientras que el grupo B tuvo la opción de trabajar desde su hogar.
Dicho estudio reveló que aquellos que trabajaron desde casa lograron un mayor cumplimiento de metas en un 13.5% en comparativa con aquellos que trabajaron físicamente desde las oficinas. Esto se traduce a casi un día extra de trabajo a la semana.

Otro estudio revela que aquellos que trabajan desde sus hogares de 3 a 4 días a la semana tiene un 33% más de sentido de compromiso y un 25% menos de sentirse poco integrados a su equipo de trabajo que aquellos que asisten en un formato tradicional a sus trabajos.

Esto puede traducirse en mayor compromiso y mayor productividad con una evidente y ventajosa reducción de costos.

Tasa de deserción

La rotación de empleados en cualquier empresa es mucho mayor a lo que se supone. Reclutar, contratar y capacitar a un reemplazo genera costos y tiene una curva de aprendizaje promedio de 2 años, mismos que se reflejan en el costo de dicho empleado.

En contraparte, los empleados que trabajan desde su casa se sienten más satisfechos con su trabajo y su tasa de deserción es menor. En estos estudios se concluye que este formato de trabajo desde el hogar facilita las contrataciones, especialmente en los Millennials. LA Universidad de Akron encontró que el 41% de los entrevistados afirma que prefieres comunicación electrónica en relación al trato directo con sus compañeros de trabajo.

Reducción de costos

La Universidad de Sydney realizó otro estudio con más de 47,000 trabajadores, concluyendo que son más productivos y felices trabajando si tienen oficinas privadas, es decir, completamente cerradas. Sin embargo dicho estudio tiene un problema, jamás contempló la alternativa del trabajo en casa. Trabajar en casa permite realizar tareas que requieren concentración y estar libre de distracciones, la privacidad tranquilidad permiten 

Una eficiencia y reducción de tiempos en la realización de estas labores. 

Asimismo, estos empleados pueden obtener los costos de instalación más bajos, sin comprometer de por medio la productividad. Aunado a esto, el no tener que requerir de mobiliario, es menos probable que esperen artículos de oficina elegantes, por lo tanto costosos. Esto significa, menores costos.

Reducción de días por enfermedad

Según las estadísticas las enfermedades laborales representan para las compañías un promedio de 1 millón de dólares diarios.

Cuando un empleado enferma, es altamente probable que trabaje desde casa, sin embargo esto refiere a la ausencia de estrés por transporte e interacción con compañeros de trabajo.

Otra ventaja de empleados trabajando desde casa, radica en no transmitir las enfermedades y/o gérmenes evitando contagio y con ello la cadena de ausencias laborales que merman las metas y objetivos globales.

Reducción en costos de nómina

La nómina representa uno de los gastos más grandes para las empresas, especialmente para las pequeñas, pues consume el 30% de los ingresos brutos de las empresas y si dicha empresa es una startup, pues aún no genera muchos ingresos.

El home office implica un recorte salarial del 8%, esto puede hacer sentido si consideramos que trabajar desde casa reduce muchas horas de desplazamiento, dándonos tiempo para hacer una variable de cosas.

Suponiendo los diversos costos de nómina (30%) aunado a los márgenes netos (3%) y a la reducción de costos (8%), esto se traduce en un aumento aproximado de (3%) en el margen final de la empresa, duplicando la rentabilidad. Todo esto sin tomar en cuenta el aumento de productividad del 13% que antes mencionamos.  

Actualmente no existe como tal una estrategia de gestión más inteligente que permitir el trabajo desde casa de los empleados. Esto aunado al pensamiento tradicional de competencia y del formato tradicional de empleo. Habrá que ver en qué momento alguna de las grandes empresas de renombre, se anima a experimentar con un nuevo formato y con ello conocer los beneficios que puede otorgar.